Bienestar

Luz verde para ejercicios suaves.


Luz verde para ejercicios suaves.

¡Han pasado seis semanas! Usted ha hecho el punto con su ginecólogo o su partera, ha realizado sus sesiones de reeducación perineal, puede reanudar los ejercicios físicos sin problemas, comenzando con algunas posturas de yoga, caminar o nadar.

El yoga le permite recuperar flexibilidad y remodelar su cuerpo de forma gradual y profunda.

Postura 1: postura del tigre

La postura del tigre se recomienda especialmente para las mujeres después del parto. Esta postura mejora la elasticidad de las articulaciones de la columna vertebral, fortalece el cinturón abdominal, tonifica los músculos de los muslos y las nalgas.

Paso 1: siéntate, con las nalgas en los talones.

Paso 2: Mientras inhala, siéntese de rodillas, con las manos extendidas hacia adelante.

Paso 3: Al exhalar, ponga suavemente las manos en el piso, con los brazos extendidos. Te encuentras a cuatro patas.

Paso 4: Traiga su rodilla izquierda y su cabeza debajo de su cuerpo al mismo tiempo, juntando su frente y rodilla.

Paso 5: Mientras inhala, jale la pierna hacia atrás y hacia arriba (siempre con las rodillas dobladas); al mismo tiempo, endereza la cabeza mirando hacia arriba.

Paso 6: Mientras exhalas, lleva la rodilla y la cabeza hacia atrás debajo del cuerpo.

Realice estos movimientos de extensión de flexión respetando su propio patrón de respiración.

Cambiar de lado.

Postura 2: la postura del gato

La postura del gato suavizará la espalda y relajará fácilmente los órganos internos del abdomen o la barriga. Esta postura fortalece suavemente los músculos abdominales y de la espalda.

Póngase a cuatro patas: las rodillas ligeramente separadas del ancho de la pelvis y las manos bien planas y extendidas en el suelo, extendidas a la altura de los hombros.

Lleva los hombros hacia atrás (gira los codos hacia las caderas para asegurarte de que los hombros estén bien hacia atrás); y mantén la espalda recta.

Cuando esté listo, comience a inhalar hinchando la barriga y volviéndola al suelo, enderece ligeramente la cabeza y doble los codos un poco.

Luego exhale mientras devuelve el ombligo hacia la columna y rodea la espalda. Suelta tu cabeza y mira tu ombligo debajo de tu cuerpo.

Vuelva a bajar en una inhalación llevando el vientre y el esternón al suelo.

Haz estos movimientos respetando tu ritmo respiratorio. Pare en 5 respiraciones.

Vídeo: MUSICA PARA SANAR LA MIGRAÑA Y EL DOLOR DE CABEZA (Julio 2020).