Embarazo

Moco cervical, ¿cuál es el punto?


Secretada por las glándulas del cuello uterino, el moco cervical está involucrado en el proceso de fertilización y es, para los ginecólogos, una herramienta esencial en la evaluación de la infertilidad. Hacemos balance.

  • Secretada por las glándulas del cuello uterino, el moco cervical es una sustancia viscosa multifuncional. Evolucionando durante el ciclo menstrual, esta secreción filamentosa interviene en el proceso de fertilización.

Las misiones del moco cervical

  • El papel del moco cervical fluctúa de acuerdo con el ciclo menstrual. Dependiendo del período, su volumen, su viscosidad e incluso su color cambiarán gradualmente para asumir diferentes misiones.
  • Así, el inicio del ciclo se caracteriza por secreciones cervicales poco presentes.
  • A medida que se acerca la ovulación, el volumen de moco aumentará gradualmente hasta que alcance una textura particular, a menudo comparada con la de la clara de huevo.
  • La sustancia producida en el cuello uterino se fluidifica para volverse resbaladiza. Esta modificación de la textura tiene una función única: facilitar el movimiento de los espermatozoides dentro de la vagina para una posible fertilización.
  • Rico en muchos nutrientes, el moco cervical también es una fuente esencial de energía para los gametos masculinos que intentan ir contra la trompa de Falopio.
  • Al final del ciclo, la producción de moco cervical se está secando. Las secreciones presentes se espesan y forman una barrera protectora que impide el paso de bacterias dentro del útero.
  • En caso de embarazo, es el famoso tapón mucoso.

Moco cervical y fertilidad, ¿qué vínculos?

  • La calidad del moco cervical es una de las promesas más importantes de fertilidad. De hecho, las secreciones cervicales escasas o demasiado ácidas, por ejemplo, pueden constituir obstáculos reales para la fertilización de un óvulo por un espermatozoide.
  • Esta es la razón por la cual se analiza el moco cervical en caso de problemas de infertilidad en una pareja (prueba de Hühner). Dependiendo de los resultados, a veces se puede recomendar un tratamiento a base de estrógenos. De hecho, los cambios en el moco cervical durante el ciclo menstrual son principalmente inducidos por fluctuaciones en los niveles de estrógenos. Sin embargo, un desequilibrio hormonal puede alterar la calidad de la secreción cervical en el momento de la ovulación y explicar la infertilidad.
  • Sin embargo, algunos medicamentos o infecciones vaginales también pueden generar este tipo de trastorno. Por lo tanto, es esencial consultar a un ginecólogo en caso de dificultad para concebir un hijo.